ESPACIO THOT

Un espacio de reflexión, información y cuando se puede un poco de humor – Por Marina Pagnutti.

Impuntuales

with 2 comments

Con incentivos o multas, cumplir horario sigue siendo un problema en Argentina y resto de Latinoamérica. El 50% de los reclamos recibidos en la CNRT es por la impuntualidad en el transporte. Especialistas cuentan por qué llegamos tarde.

Por Marina Pagnutti


“El tiempo es oro” dice el refrán. Sin embargo para los argentinos y otros países de América latina la frase es bien conocida, pero difícil de practicar. Y a pesar de tener una hora oficial, cada país lleva el tiempo como mejor le parece.
Llegar tarde no solo afecta a las relaciones interpersonales, también impacta en la economía y en la evolución de los negocios.
En lo político, desde México hasta Argentina, pasando por los países caribeños y centroamericanos, ningún acto oficial comienza a horario, y en algunos casos pueden pasar dos horas de retraso. Y si bien la mayoría de los mandatarios no predica con el ejemplo, algunos intentan estimular con dinero al trabajador a llegar a tiempo a su empleo, como promueve Evo Morales en Bolivia.
Argentina no se caracteriza por la puntualidad, pero lejos está de los tiempos ecuatorianos, peruanos, o colombianos que pueden superar las dos horas de atraso en un acto.

Reloj nacional

El 50% de los reclamos recibidos en la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) es por Incumplimiento del Servicio Programado (ISP) en la frecuencia de trenes y subtes. En cambio, en los colectivos es del 18%, la segunda queja, detrás de las denuncias por el manejo de los choferes. En el último año, la impuntualidad de los colectivos bajó levemente, situación que en los trenes no baja desde hace 5 años.
Según el último informe de puntualidad, elaborado por la Asociación Argentina de Derecho del Turismo (AADETUR), las empresas de transporte locales lideran el ranking comparadas con las europeas.
Otro estudio realizado en 2009 sobre demoras y cancelaciones en el tráfico aéreo ubicó también a AA como la más impuntual de 31 empresas que operan en el país. Si bien al finalizar el año mejoró su puntualidad en un 80%, el déficit diario de 4 millones de pesos, la sigue ubicando como la más impuntual del aeropuerto al sumar 1243 minutos (20,7 horas) de atraso para una de sus partidas.
Al gasto millonario, también se suman los trenes. La empresa Trenes de Buenos Aires (TBA) pierde unos 2,4 millones de pesos por incumplimiento de horarios en el año.
Ante el panorama crítico, la gestión PRO resolvió ajustar el reloj por donde más duele: aplicando multas.
En dos año Mauricio Macri tarifó la demora y logró recaudar 2400 pesos. Llegar cinco minutos tarde a una reunión de gabinete equivale a 50 pesos, y superar ese tiempo, 100. Hasta el momento la estrategia parece funcionar.

La Ley

El Art. 84 de la Ley de Contrato de Trabajo establece que: “El trabajador debe prestar el servicio con puntualidad, asistencia regular y dedicación adecuada a las características de su empleo y a los medios instrumentales que se le provean”. Pero no contempla las multas o descuentos como válidos. Sí la suspensión.
“La impuntualidad es un tema que preocupa a las empresas, sobre todo a las pymes que no tienen un sistema de control de personal ni de horarios. Dependen de las políticas de recursos humanos”, explica Fernando Pérez, especialista en derecho laboral.
El abogado sostiene que es importante destacar que la impuntualidad sea sancionada. “La ley no establece qué sanción corresponde por cada incumplimiento, pero impone una escala: apercibimiento oral, luego por escrito, suspensión, y en un caso extremo despido con causa. Pero es muy difícil. Se aplican de manera proporcional y progresivas. Porque intenta corregir conductas”, detalla Pérez.

Causas

El filósofo e investigador del Conicet, Ángel Garrido, autor del libro “Los tiempos del tiempo”, explica a Zona 25 que además del desfasaje natural que se da entre el tiempo individual y el cosmológico, el tiempo se mide según las costumbres.
“El europeo ve el universo como un orden, en cambio el argentino por razones históricas lo ve como un caos, y así lo refleja en sus actividades. Un alemán se siente vinculado a su trabajo, lo ve positivo. En cambio, un argentino siente que va a sufrir, no ve las responsabilidades como propias y si puede las elude. De ahí surge la falta de puntualidad”.
Enrique Novelli, psicoanalista miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), dice que la impuntualidad tiene varias lecturas.
“Una persona que llega tarde, utiliza el tiempo del otro en beneficio personal. Es una cuestión narcisista, primero estoy yo, luego el otro. También es mostrarse presente en la ausencia, una manera de hacerse desear”, analiza Novelli.
Para la psiquiatra Elsa Wolfberg, la demora se entiende como una señal. “Es un síntoma que puede tener muchas fuentes. Hay que pensarlo como una respuesta de un microsistema que no encuentra canales de expresión. Llegar tarde al trabajo implica algo que no le está haciendo bien a la persona. No tiene motivación”.
Ambos psicólogos afirman que dilatar un encuentro social o laboral es por una resistencia, fobia, algo que puede resultar desagradable, que “estaría promovida por un disgusto ante el encuentro”.
Por último, la filósofa Roxana Kreimer, argumenta que “el no respetar las normas surge de no sentirse parte del bien común, de no contemplar las reglas de convivencia como propias. Ser impuntual es una anomia social”, finaliza.
Por cultura, o por hacerse notar, queda claro que la impuntualidad no suma beneficios. Más bien resta dinero, placer e imagen.

Efecto hora latina

  • En 2007, Chile perdió 340 millones de dólares por la impuntualidad.
  • En Uruguay un estudio arrojó que el 3% de los encuestados consideró que ser impuntual es la principal característica uruguaya.
  • En Bolivia, Evo busca desarraigar la costumbre. Inicia su jornada laboral a las 5 AM y la concluye a la medianoche.
  • Ecuador pierde 25 mil millones de dólares al año por las demoras.
  • Las empresas colombianas si corrigieran los problemas de horarios aumentarían la productividad en un 15%.
  • En México, entre 5 y 10% de los empleados no respeta el horario y pierden 4 días al mes.
  • Autor: MP
    Fuente: Revista Zona 25 – España

    Anuncios

    Written by elthot

    julio 5, 2010 a 4:34 PM

    2 comentarios

    Subscribe to comments with RSS.

    1. Gracias por el reportaje sobre la impuntualidad,tengo a cargo un grupo de bailarinas y la impuntualidad es notorio en cada ensayo. Si es posible enviarme a mi correo temas a profundidad sobre la impuntualidad. Yo tengo la certeza que el mal hábito desaparecerá en América Latina. FELICITACIONES. BEATRÍZ

      Beatriz Carrión

      noviembre 10, 2010 at 3:15 AM

      • Muchas gracias Beatriz por tus comentarios. Si encuentro información adicional te la envío. Pero tal vez encuentres más respuestas en el libro que publicó el investigador del Conicet que entrevisté y está en la nota.
        Saludos!
        Marina

        elthot

        noviembre 15, 2010 at 4:21 PM


    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

    A %d blogueros les gusta esto: